Agradecer la bendición de la guía y el arrepentimiento

Agradecer la bendición de la guía y el arrepentimiento

Entre las obras más importantes que hace el musulmán está el agradecimiento a Allah por Su bendición y Su guía:

  1. Aferrarse a Su guía y ser paciente ante las dificultades:

El Islam no es sólo un pensamiento o una afición, sino que es una religión que guía todos nuestros asuntos diarios, por eso es el mayor regalo dado por Allah a la humanidad, y como todo regalo valioso hay que cuidarlo y protegerlo de lo que pueda dañarlo. Dijo Allah, el Altísimo, a Su Mensajero, ordenándole aferrarse al Islam y al Corán y no renunciar a nada del mensaje: “Aférrate a lo que te fue revelado; por cierto que tú estás en el sendero recto” (Corán 43:43).

El nuevo musulmán no debe entristecerse por las adversidades que pueda encontrar después de su entrada al Islam, ya que es una ley divina que los profetas y sus seguidores sean agredidos y atacados, y su respuesta siempre ha de ser la paciencia y el esfuerzo por defender su fe y explicarla de la mejor manera. Las historias de los profetas nos enseñan muchos ejemplos, ya que fueron agredidos por sus familiares y por sus pueblos, pero ello no los hizo desistir en su mensaje ni renunciar a su religión. Estas dificultades son también pruebas para la fe, así que hay que aferrarse más al Islam y suplicar a Allah, como hacía el Mensajero (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Oh, Allah, Tú que cambias los corazones, afirma mi corazón en Tu religión” (At-Tirmidhí 2140).

En este contexto dice el versículo: “¿Acaso piensan los hombres que se los dejará decir ‘¡Creemos!’, sin ser puestos a prueba? Por cierto que probamos a quienes los precedieron, y Allah bien sabe quiénes son los sinceros y quiénes los mentirosos” (Corán 29:2-3).

  1. Esforzarse por invitar a la gente al Islam con sabiduría y buen consejo:

Es una de las mejores maneras de agradecer la bendición del Islam, así como una de las mejores maneras de perseverar en el camino de Allah. La persona que se ha curado de una enfermedad grave, que lo hizo sufrir días y noches, porque ha encontrado el medicamento indicado, es quien mejor puede ayudar a los demás que sufren de su antigua enfermedad a curarse y difundir ese medicamento entre la gente, especialmente entre sus familiares y amigos.