Aprendizaje de las normas del Islam

Aprendizaje de las normas del Islam

Es necesario que el musulmán tenga el interés por aprender las normas de la legislación en todos los campos de la vida, en sus actos de adoración, sus acciones diarias, sus relaciones con los demás, para que de esta forma realice una adoración correcta, tal como dijo el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “A quien Allah quiere hacerle un bien, lo hace comprender Su religión” (Sahih Al Bujari, 71; Sahih Muslim, 1027).

Se deben aprender las reglas obligatorias, como la oración, la purificación, lo que está permitido y lo que está prohibido en la alimentación, etc.; como también es recomendable aprender otras normas que existen en la legislación, aunque no sean obligatorias.

 Las normas legales

Todos los dichos y comportamientos del ser humano se clasifican en alguno de estos cinco edictos:

Obligatorio (Wáyib) Es lo que Allah ha ordenado realizar, siendo recompensada su puesta en práctica y castigado su abandono. Por ejemplo, las cinco oraciones y el ayuno de Ramadán.
Prohibido (Haram) Es todo lo que Allah ha prohibido, premiando su abandono y castigando su puesta en práctica. Por ejemplo, el adulterio y beber embriagantes.
Recomendable y propio de la Tradición Profética (Mústahab y Súnnah) Son las prácticas que el Islam promueve, premiando a quien las realiza pero sin castigar a quien las abandona. Por ejemplo, sonreír a la gente
Detestable (Makruh) Son las acciones que el Islam insta a abandonar premiando a quien se aparta de ellas, pero sin castigar a quien las realiza. Por ejemplo, jugar con los dedos mientras se realiza la oración.
Optativo (Mubah) Es todo aquello sobre lo que no existe ni orden ni prohibición sobre su práctica o su abandono. Por ejemplo, cuándo comer, beber o hablar.