El ayuno de Ramadán

El ayuno de Ramadán

El significado del ayuno

El ayuno en el Islam es una forma de adoración a Allah por medio de la abstención de la comida y la bebida, como también de las relaciones sexuales y otras cosas que anulan el ayuno, desde el comienzo del alba, hasta la puesta del Sol, cuando se llama a la oración (salat) del Mágrib.

 Las virtudes del mes de Ramadán

 El mes de Ramadán, es el noveno mes lunar en el calendario islámico.  ا

El mes de Ramadán es el noveno mes lunar con el cual se rige el calendario islámico, siendo el mejor de los meses del año; por ello Allah lo ha hecho especial otorgándole muchas virtudes a diferencia de los otros meses. Entre estas virtudes se encuentran:

  1. Que Allah lo eligió para revelar el más grandioso de Sus libros: el Corán. Dice Allah, el Altísimo: “En el mes de Ramadán fue revelado el Corán como guía para la humanidad y evidencia de la guía y el criterio” (Corán 2:185).
  2. Dijo el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Cuando comienza Ramadán se abren las puertas del Paraíso y se cierran las puertas del Infierno, y el demonio es atado con cadenas” (Al Bujari, 3103; Muslim, 1079). Allah ha preparado este tiempo para adorarlo, obedecerle y abandonar las malas costumbres.
  3. A quien ayuna durante el día y realiza actos de adoración durante la noche, Allah le perdonará sus faltas anteriores. Dijo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “A quien ayune durante Ramadán con fe y devoción, Allah le perdonará sus faltas anteriores” (Al Bujari, 1910; Muslim, 760). Y dijo también: “A quien se levanta en adoración durante Ramadán con fe y devoción, Allah le perdonará sus faltas anteriores” (Al Bujari, 1910; Muslim, 759).
  4. En este mes se encuentra la más grandiosa de las noches del año: la Noche de la Predestinación (Láilatu Al Qadr), en la cual, como nos lo indica Allah en Su libro, si se realizan buenas acciones ellas son mejores que si se realizaran en otras ocasiones. Dijo Allah “[Adorar a Allah] La Noche de la Predestinación es mejor que mil meses” (Corán 97:3). A quien en esta noche realiza actos de adoración con fe y devoción, Allah le perdonará sus faltas pasadas. Esta noche es una de las diez últimas noches de Ramadán, y nadie conoce con precisión cuál de ellas es.

 La sabiduría que encierra el ayuno

Allah ha prescrito el ayuno por varias y sabias razones, tanto para esta vida como para la Otra; entre ellas tenemos:

  1. Alcanzar la piedad ante Allah, alabado y glorificado sea:

Esto es posible por medio de la adoración, a través de la cual el siervo se acerca a su Señor, dejando las cosas que le gustan y controlando sus deseos; de esta forma puede controlar su ego por medio de la piedad; y Allah, glorificado sea, lo observa en todo tiempo y lugar, tanto en privado como en público. Dijo Allah: “¡Oh, creyentes! Se les prescribió el ayuno al igual que a quienes los precedieron, para que alcancen la piedad” (Corán 2:183).

  1. Es un ejercicio para aprender a obedecer a Allah y cómo escapar a la compulsión de los pecados:

Si el ayunante deja de hacer cosas que le son permitidas habitualmente por obedecer a Allah, entonces es lógico que pueda tener control sobre sus deseos para no cometer pecados, respetando los límites establecidos por Allah, dejando de lado lo que es erróneo. Dijo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Aquel que no deja de lado la falsedad en la palabra y la acción, sepa que Allah no necesita que abandone su comida y su bebida” (Al Bujari, 1804). Porque quien no deja de lado la falsedad en sus palabras y sus actos, no cumple con el objetivo del ayuno.

  1. Recordar la situación de los pobres y necesitados:

El ayuno nos permite sentir el hambre y lo difícil que es no tener comida, es un recordatorio de la difícil situación que viven los pobres día a día. Esto le hace recordar al ayunante lo que sienten sus hermanos que son pobres cuando sufren hambre y sed, y de esta forma su corazón se sensibiliza y se esfuerza por consolarlos y ayudarlos.

 La virtud del ayuno

El ayuno tiene muchas virtudes, las cuales han sido mencionadas en la legislación, entre ellas:

 El ayunante tiene dos felicidades: una al momento de romper el ayuno y la otra cuando se encuentre con su Señor.

  1. A quien ayune durante Ramadán con fe en Allah, cumpliendo Sus órdenes y llevando a cabo sus prácticas virtuosas cuidadosamente para ser recompensado por Allah, Él le perdonará las faltas pasadas, tal como dijo el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “A quien ayune durante Ramadán con fe y devoción, Allah le perdonará sus faltas anteriores” (Al Bujari, 1910; Muslim, 760).
  2. El ayunante sentirá felicidad por la recompensa y la gracia al momento de su encuentro con Allah, merced a su ayuno, tal como dijo el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “El ayunante posee dos felicidades: una al momento de romper el ayuno, y la otra cuando se encuentra con su Señor” (Al Bujari, 1850; Muslim, 1151).
  3. En el Paraíso hay una puerta llamada “Puerta del Arraián” (Bab Arraián), por la cual sólo entran los ayunantes. Dijo el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Ciertamente en el Paraíso hay una puerta que se llaman Arraián, y por ella entrarán los ayunantes el Día Final, nadie más además de ellos entrará por allí. Se les dirá: ‘¿Dónde están los ayunantes?’, entonces se levantarán y no entrará nadie a excepción de ellos, y cuando hayan entrado se cerrará la puerta y no entrará nadie más” (Al Bujari, 1797; Muslim, 1152).
  4. Allah se ha atribuido la recompensa y el motivo de la acción del ayuno para Sí mismo. Bienaventurado sea aquél a quien Allah le ha prometido la recompensa de su obra, pues Él es Generoso, Magno y Misericordioso. Dijo Allah en un hadiz qudsí: “Todas las obras del hijo de Adán son para él a excepción del ayuno, que es sólo para Mí, y Yo soy Quien recompenso por él” (Al Bujari, 1805; Muslim, 1151).