El salat del enfermo

El salat del enfermo

El salat es obligatorio para el musulmán en cualquier situación que se encuentre, mientras siga con mente sana y consciente, dado que el Islam se preocupa por las diferentes situaciones que vive la gente, y entre ellas la enfermedad.

Aclaración:

  • No es necesario para el enfermo que no puede permanecer erguido –que le sea difícil hacerlo o que pueda producir un retraso en su curación– que esté de pie en el salat, sino que puede rezar sentado; y si no pudiera estar sentado, entonces recostado hacia un lado, ya que dijo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Reza erguido, pero si no puedes, entonces sentado; pero si no puedes, recostado de un lado” (Al Bujari 1066).
  • Quien no pueda realizar el rukú ni el suyud, que lo realice reclinándose o bajando su cabeza, según sus posibilidades
  • A quien le sea difícil sentarse en el suelo, que se siente en una silla.
  • A quien le es difícil purificarse para cada salat por causa de la enfermedad, le está permitido juntar el Dúhur con el Asr y el Mágrib con el Ishá.
  • A quien le es difícil utilizar agua para purificarse a causa de su enfermedad, le está permitido hacer la ablución seca (tayámmum) para realizar el salat.