Invitar a la familia al Islam (la invitación al Islam)

Aquel a quien Allah ha agraciado con el Islam debe procurar que su familia también sea agraciada, por eso tiene que invitarlos de la mejor manera a la Senda de Allah, puesto que son sus seres más queridos, y tiene que ser paciente con ellos. Dijo Allah, el Altísimo, a Su Mensajero: “Ordena a tu familia practicar la oración prescrita y sé constante en su cumplimiento” (Corán 20:132).

Algunos musulmanes que invitan al Islam encuentran mejor respuesta de personas ajenas a su familia y no de los suyos y se lamentan, pero el musulmán que alcanza el éxito es quien se esfuerza más e intenta a través de varios e inteligentes métodos, siempre rogando a Allah por ellos, y no se desespera aún en las situaciones más difíciles.

Tal como hizo el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) con su tío Abu Tálib, quien lo apoyaba y lo protegía de los enemigos quraishíes, pero se resistía a entrar al Islam; el Profeta jamás se desesperó y lo invitó hasta sus últimos suspiros: “Oh, tío, di: ‘No hay más divinidad que Allah’, y podré interceder por ti ante Allah” (Al Bujari, 3671; Muslim 24), pero su tío no le hizo caso, entonces Allah reveló: “Por cierto que tú [¡oh, Muhámmad!], no puedes guiar a quien quieres, sino que Allah guía a quien Él quiere. Él sabe quiénes seguirán la guía” (Corán 28:56). Quien invite al Islam debe perseverar y esforzarse por ayudar a las personas a seguir la buena guía, pero consciente de que los corazones los posee Allah y es Él Quien guía a quien quiere. El nuevo musulmán tiene que profundizar más en sus relaciones y mejorar su trato con todos sus conocidos, musulmanes o no, puesto que el Islam invita a abrirse al mundo y no al aislamiento. Tratar a la gente de la mejor manera y tener los mejores modales es la mejor forma de dar a conocer el Islam, religión revelada al Mensajero de Allah para enseñar y perfeccionar los buenos modales. Quienes mejor merecen ser tratados con estos modales son los miembros de la familia (ver página 222). Estas son algunas normas islámicas que podría necesitar el nuevo musulmán para una buena relación con su familia.