La ablución mayor (gusl) y lo que la anula

La ablución mayor (gusl) y lo que la anula:

Casos en los que es obligatorio hacer el gusl:

Si el musulmán realiza las siguientes acciones, es obligatorio que haga el gusl antes de hacer el salat o las siete vueltas a alrededor de la Kábah (tawaf), porque se encuentra en estado de impureza mayor.

Éstas son:

Para hacer el gusl basta con mojar todo el cuerpo.

  1. La eyaculación de semen acompañada de placer, en cualquier situación, despierto o dormido. El semen es un líquido blanco, de textura gruesa, que sale por efecto del deseo sexual y el goce.
  2. La penetración, aunque no haya eyaculación. Basta sólo con haber introducido el glande de forma completa para que sea obligatorio el gusl. Dijo Allah: “Si habéis tenido relaciones sexuales…” (Corán 5:6).
  3. La salida de sangre de la menstruación y del puerperio en la mujer:
    • La menstruación (haid) es un sangrado nat ural de carácter mensual y se prolonga durante aproximadamente siete días, dependiendo del metabolismo de cada mujer.
    •El puerperio (nifas), en cambio, es sangre que segrega la mujer después de dar a luz, y se prolonga por varios días.

El Islam ha dispensado a las mujeres en estado de menstruación o de puerperio de realizar el salat y el ayuno. Con respecto al ayuno obligatorio del mes de Ramadán, la mujer debe reponer los días no ayunados una vez que su sangrado haya cesado y ella se haya purificado; sin embargo, no debe recuperar sus salat perdidos (qada). No está permitido que los esposos mantengan relaciones sexuales (coito) durante este período, pero sí está permitido el goce y disfrute de ambos sin penetración. Es obligatorio para la mujer que haga el gusl cuando el sangrado se haya detenido.

Dijo Allah, el Altísimo: “Absténganse de mantener relaciones maritales con sus mujeres durante el período menstrual, y no mantengan relaciones con ellas hasta que se hayan purificado. Y cuando se hayan purificado háganlo como Allah se los ha permitido” (Corán 2:222). Que se hayan purificado significa que hayan realizado el gusl.

¿Cómo se purifica el musulmán de la impureza mayor? (hadaz al ákbar)?

Al musulmán que quiera purificarse le basta con lavar todo su cuerpo con agua.

  • Pero lo mejor es que primero lave sus partes privadas, tal como lo hace cuando ha hecho sus necesidades; después que realice el wudú, y luego vierta agua sobre todo su cuerpo; esto tiene más recompensa, dado que es acorde a la Súnnah del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él).
  • Si el musulmán sólo se purifica de la impureza mayor no es necesario que haga el wudú, pero es mejor hacerlo completo, es decir, el wudú junto con el gusl, tal como en la Súnnah.

Pasar las manos húmedas por los calcetines:

De entre las facilidades del Islam, está la que permite al musulmán que pase su mano húmeda sobre los calcetines gruesos o el calzado que cubre todo el pie (incluyendo los tobillos), en lugar de lavar el pie, con la condición de que al momento de vestirse lo haya hecho en estado de purificación. Esto no puede ser realizado por un tiempo que exceda las 24 horas para los residentes y las 72 horas para los viajeros.

Para el gusl, en cambio, es obligatorio que se lave los pies.


¿Qué sucede cuando no se puede utilizar agua?

Cuando el musulmán se ve imposibilitado de utilizar agua para las abluciones, no la encuentra o sólo tiene lo suficiente para beber, le está permitido purificarse por medio de la ablución en seco (taiámmum) hasta que pueda encontrar agua o pueda utilizarla.

La forma de hacerlo:

buscar una zona de tierra o arena seca y limpia, golpearla una vez con las palmas de las manos, luego soplar sobre las manos para eliminar la suciedad, después pasar las manos sobre la cara, y finalmente pasar la palma derecha sobre la mano izquierda y viceversa.