La guerra entre los sexos (no tiene lugar en el Islam)

La relación matrimonial en el Islam es una relación de complementariedad; cada uno complementa al otro y juntos construyen la sociedad musulmana.

La guerra entre los sexos: no tiene lugar en el Islam:

El concepto de la guerra entre el hombre y la mujer acabó sometiendo a la mujer en algunas sociedades (especialmente en la antigüedad), y en otras sociedades modernas acabó provocando la sublevación y rebeldía de la mujer hasta el punto de despojarse de su propia naturaleza femenina innata.

Este conflicto no tendría cabida si se aplicaran las enseñanzas de Allah, el Sapientísimo, Quien dijo: “No codicien lo que Allah ha concedido a unos más que a otros. Tanto los hombres como las mujeres recibirán lo que merecen. Pidan a Allah que os conceda Su favor” (Corán 4:32). Cada uno tiene sus características y sus funciones, y ambos son iguales en dignidad; el Islam no vino únicamente para los hombres ni únicamente para las mujeres, sino para todos los seres humanos, y para construir una sociedad justa, solidaria y sumisa solamente a Allah.

En la senda del Islam no hay lugar para una guerra de género entre el hombre y la mujer, ni tiene sentido competir por asuntos mundanales, ni tienen lugar las campañas contra el hombre o contra la mujer para acusarse mutuamente de los problemas de la sociedad y perseguir los defectos de uno y otro.

Cuando estas ideas provienen de musulmanes, además de ser absurdas, son el resultado de una interpretación errónea de las enseñanzas del Islam, una interpretación que ignora las características de cada género. Que Allah nos guíe por la senda del bien.