La virtud de invitar al Islam (la invitación al Islam)

La invitación al Islam es de las obras más nobles y uno de los actos de adoración más grandiosos, y por eso su elogio en el Corán y la Súnnah:

  1. La invitación al Islam es el camino del éxito en esta vida y en la Otra. Dijo el Altísimo: “Que haya entre ustedes quienes inviten al bien, ordenando lo bueno y prohibiendo el mal. Ésos son quienes tendrán éxito” (Corán 3:104).
  2. Las palabras de aquellos que invitan al Islam son las que más ama Allah. Dijo Allah, el Altísimo, sobre las palabras de los divulgadores del Islam: “¿Quién puede expresar palabras más bellas que las de aquel que exhorta a los hombres a creer en Allah, obra rectamente, y dice: ‘¡Ciertamente me cuento entre quienes se someten a Allah!’?” (Corán 41:33). Sus palabras son las mejores puesto que guían hacia Allah, a adorarlo y a liberar a la gente de la idolatría y de la oscuridad.
  3. La invitación al Islam es también una orden de Allah, el Altísimo. Dijo: “Convoca al sendero de tu Señor con sabiduría y bellas palabras. Arguméntales de la mejor manera” (Corán 16:125). El musulmán que invita al Islam tiene que hacerlo con sabiduría, consciente de la realidad y de lo que más necesitan quienes lo escuchan, exhortarlos de la mejor manera y dialogar con ellos con sabiduría y palabras bellas.
  4. Es la función de los mensajeros, en especial, de nuestro amado Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), de quienes Allah ha mandado como testigos de toda la humanidad, que anuncien el Paraíso para los creyentes y el Fuego para los incrédulos y pecadores, e iluminen a la humanidad. Dijo el Altísimo: “¡Oh, Profeta! En verdad te hemos enviado como testigo, como albriciador y amonestador. Exhortas [a los hombres a creer en] Allah con Su anuencia, y eres como una antorcha luminosa [que guía a quienes están en las tinieblas hacia la luz de la fe]. Anuncia a los creyentes que recibirán un inmenso favor de Allah” (Corán 33:45-47).
  5. La invitación al Islam es una puerta al bien infinito, puesto que por cada persona que haya respondido a tu invitación y haya sido guiada por tu causa, Allah te concede la misma recompensa que ella en todos sus actos de adoración, buenas obras y su guía a los demás; en consecuencia, la recompensa para el que invita al Islam es inmensa y magna. Dijo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Quien invita a la buena guía tendrá la misma recompensa de quienes lo sigan, sin que ello menoscabe en nada sus recompensas” (Muslim 2674).
  6. La recompensa y el valor de quien invita al Islam es mejor ante Allah que todos los placeres y bienes de la vida mundana. Él es quien le recompensa y no la gente, y por eso Allah dijo: “Si ustedes no creen [en la Verdad que les he traído] sepan que no pretendo ninguna retribución, sólo espero la recompensa de Allah, y me ha sido ordenado que me cuente entre quienes se someten a Él” (Corán 10:72). Dijo el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Que Allah guíe por tu mano a una persona es mejor para ti que poseer los mejores camellos” (Al Bujari, 2847; y Muslim 2406).