Los derechos de los hijos

Los derechos de los hijos

  • Los derechos de los hijos comienzan eligiendo al cónyuge idóneo para ser un excelente padre/madre, y éste es el mejor y más preciado regalo que se puede dar a los hijos.
  • Ponerles buenos nombres, puesto que serán llamados y conocidos por ellos.
  • Educarlos bien y enseñarles a amar el Islam, sus valores y sus principios. Dijo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): «Todos ustedes son responsables de ustedes mismos y de los demás, el gobernador es responsable de sí mismo y de su pueblo, el hombre es responsable de sí mismo y de su familia, la mujer es responsable de sí misma y de su familia, el empleado es responsable de sí mismo y de su trabajo, todos son responsables de ustedes mismos y responderán por sus responsabilidades» (Al Bujari 2416; Muslim, 1829). Los padres tienen que educar a sus hijos atendiendo un orden de prioridades; así, empiezan a educarles sobre la creencia verdadera y pura, libre de idolatría y de innovaciones; después, la adoración, especialmente las oraciones; después, los buenos modales y las virtudes. La educación es una de las obras más nobles ante Allah.
  • La manutención: El padre tiene que mantener a todos sus hijos por igual y hacerlo de la mejor manera posible, en la medida de su capacidad. Dijo el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): «Suficiente mal hace quien descuida el sustento de su familia» (Abu Dawud 1692). Dijo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) al respecto del cuidado y la manutención: «Quien cuida y mantiene a sus hijas será salvado del fuego gracias a ellas» (Al Bujari, 5649; y Muslim 2629).
  • Es un deber juzgar con equidad entre los hijos, tanto niños como niñas, como dijo el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): «Teman a Allah y sean equitativos con los hijos de ustedes» (Al Bujari 2447; Muslim, 1623). Está prohibido dar preferencia a un género sobre otro, porque es causa de grandes males y odios familiares.