Tus transacciones financieras

Tus transacciones financieras

Allah nos ordenó trabajar para conseguir el sustento y nos animó a no depender de los demás:

  • El Islam prohíbe mendigar si la persona puede trabajar y conseguir el sustento por sí misma; y nos enseña que quien pide a la gente pudiendo trabajar, pierde su posición ante Allah y ante la sociedad. Dijo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Quien acostumbra pedir a la gente aparecerá el día del Juicio ante Allah sin carne en su rostro” (Al Bujari, 1405; Muslim 1040).

Dijo el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Quien sufre una necesidad y pide a la gente, su necesidad no será satisfecha; pero quien ruega a Allah, Él hará que se satisfaga su necesidad” (Áhmad 3869 y Abu Dawud 1645).

Todos los trabajos lícitos son nobles.

  • Toda profesión, industria, prestación de servicios o de inversión, es noble siempre que se realice dentro de los límites de lo lícito. El Islam nos enseña que los profetas trabajaban en ámbitos lícitos. Dijo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Todos los profetas de Allah han trabajado pastoreando ganados” (Al Bujari, 2143); por ejemplo, el profeta Zacarías fue carpintero también (Muslim, 2379).
  • Quien trabaje con la intención de sustentarse, mantener a su familia, evitar pedir a la gente y ayudar a los necesitados, será recompensado generosamente por Allah por su esfuerzo y su trabajo.

El principio que rige a todos los intercambios comerciales:

Es lícito en principio todo intercambio comercial y financiero, ya sea este una compra, un alquiler o cualquier actividad de otra índole que sea conocida entre la gente y cuyo objetivo sea satisfacer las necesidades, excepto de aquello cuyo consumo y/o comercialización son ilícitos.

Lo Ilícito por sí Mismo:

Es ilícito todo lo que Allah ha prohibido en sí mismo, por lo que no se permite su comercialización ni su venta, su compra, su alquiler, ni trabajar en su producción o en su distribución entre la gente.

Ejemplos de lo que el Islam prohíbe:

  • El consumo de cerdo o de la carne de perro.
  • Los animales muertos (de muerte natural o por otro animal, sin ser sacrificados) o productos derivados de los mismos.
  • Los embriagantes y las bebidas alcohólicas.
  • Las drogas y todo lo que daña la salud.
  • Todo medio de difusión de la inmoralidad entre la gente, como la pornografía.
  • Las estatuas y los ídolos que son objeto de adoración.

Lo ilícito de adquirir:

Se trata del capital lícito y que se convierte en ilícito por invertirlo en lo que daña a las personas y a la sociedad. Las causas de la prohibición son:

La usura, la especulación, la venta de lo desconocido, la apropiación indebida y las apuestas.

A continuación se explicará cada uno de estos intercambios financieros: